Ya que desde hace una semana, debido a la urgencia de la operación militar sobre la zona, se ve absorbido el tiempo de reencontrarse para discutir y escribir, dormir, cocinar, comerse gas lacrimógeno o granadas aturdidoras,dar asistencia médica, dar apoyo legal a las compas en juzgados, hacer radio, acoger a quien viene, aguantar las barricadas, tomarse el tiempo de hablar con la gente sobre lo que pasa entre unas y otras.

“Nosotras” somos las personas que formamos parte de la categoría “los apoyos del exterior”. Aquellas que no están invitadas a la asamblea de usos(de los terrenos) a tomar decisiones. Porque como mucha gente de aquí no vivimos en la zona todo el tiempo. Y como mucha gente de aquí, hace semanas, meses, años que venimos, que habitamos durante periodos más o menos largos la Zad, que pasamos tiempo en las estructuras de la Zad (radio, equipo médico, legal) que invertimos energía y medios materiales a (fuego?) en la lucha contra el mundo que va con el aeropuerto.¿ La asamblea de usos ha acabado remplazando el movimiento? ¿La gestión de la tierra ha remplazado la lucha?

Os escribimos porque sabemos que los últimos meses han sido complicados. Sabemos que habéis tenido muchas discusiones interminables, dudas más o menos grandes sobre lo que estáis haciendo, momentos de tensión entre compañeras y amigas y muchas desacuerdos. No estamos aquí para decir lo que hay hacer porque no tenemos la fórmula mágica. Y nos hemos dicho que valía la pena abrir el campo de opciones, salir de la dicotomía de “todas tenemos el mismo discurso” o “no podemos hacer nada juntas”.

Pero os escribimos porque nos cabrea mucho lo que está pasando. Nos cabrea cómo la Zad se está transformando. Nos cabrean los roles de poder que percibimos ahí donde estamos. Nos cabrea la violencia de la policía, del Estado y de la Prefectura. Nos cabrea que tantísima gente sea detenida, herida y mutilada. Y rechazamos que sea para defender la Zad de algunos proyectos agrícolas.

*Os escribimos para deciros que para nosotras, lo que pasa es **INACEPTABLE*

...la violencia de la policía y del Estado es inaceptable. Sus granadas, sus tanquetas, sus pelotas de goma. No como la violencia de las personas que están en las barricadas, que luchan bajo el riesgo de perder un brazo, un ojo o un pie.

...Los comunicados de prensa firmados por el movimiento, donde la solidaridad con las desalojadas no es un tema, ni la toma de posición contra el Estado y los polis, son *inaceptables*. Sobretodo aquellos que condenan los desalojos porque tienen un proyecto agrícola listo para entregar (a la Prefectura) o aquellas casas de uno de los representantes de los ocupantes dentro de la delegación intercomponentes (delegación formada por los supuestos representantes de los distintos componentes, encargada de llevar a cabo la negociación con las instituciones). Siempre hay manzanas podridas.

...Componentes como el CMDO (Comité de Mantenimiento de la Ocupación formado por apelistas, miembros del comité invisible y otros…) que no se reconocen como tal, y que parecen no existir para poder actuar mejor en la sombra, son *inaceptables*;

...Recurrir a los argumentos de vida normal para oponerse a las expulsiones es inaceptable. La promoción de una zona que será un espacio “seguro, zona de no-derecho, ni anti-ciudadanía, sobre la que viven niños declarados, escolarizados en pueblos de alrededor” (Comunicado de los padres de St Jean du Tertre- una de las casas que pactan) es *inaceptable*;

...La unidad a toda costa es *inaceptable*. Aquella defendida por la lógica de los miembros que señalan siempre a otros de no querer ser parte de la negociación. Aquella que apuesta siempre por posiciones más reformistas. Aquí estábamos en 2012, incluso antes. Nos acordamos que en esa época ACIPA (Asociación Ciudadana Intercomunal Contra el Aeropuerto) había exigido
públicamente la retirada de las fuerzas del orden. Nos acordamos que las ocupantes rechazaban que algunas personas identificadas nos representen y que esto ha conllevado bastantes comidas de cabeza entre las otras organizaciones del movimiento. Nos acordamos también que las respuestas a los periodistas eran tomas de palabra colectivas (¡a menudo ya mascadas!) para luchar contra la individualización y personalización del movimiento.

...La ausencia de claridad sobre lo que pasa aquí es *inaceptable*. ¿Continúa siendo esto una lucha? Ya que de nuestro lado encontramos inaceptable el pedir a miles de personas recorrer distancias enormes para venir aquí a aportar material e invertir su tiempo e integridad física por un juego...Para defender las tierras por esos proyectos agrícolas supuestamente alternativos.

Sabemos también que aquí, como en otras partes, hay mucha gente que continúa la lucha contra este mundo asqueroso en el que vivimos. A ellas queremos aportar nuestra solidaridad.

Pese a todo, si seguimos viniendo, es porque somos solidarias. La gente que ha sido desalojada de sus cabañas, sea por el movimiento de ocupación de la D281 (la ruta de las barricadas...) o por los polis.

…De aquellas que desarrollan proyectos agrícolas fuera de las normas estadistas de higiene y seguridad (y ciertamente no con aquellas que pasean sus ovejas), con aquellas que desarrollan proyectos no agrícolas, y con aquellas que no tengan proyectos de ningún tipo.

...De aquellas que construyen la esperimentación social y colectiva. Nos gusta la palabra “colectivo”y nos preguntamos porque a nuestro pesar está siendo sistemáticamente remplazada por la palabra “común” en todos los textos y convocatorias de jornadas de trabajo;

...De aquellas que tienen un compromiso hasta ahora: aquellas que han mantenido el discurso de no atacar a la policía a pesar de su presencia en la D281 durante estos meses, aquellas que han destruido ciertas cabañas bajo la presión del movimiento , aquellas que no querían negociaciones con la Prefectura pero que igualmente han ido;

...Aquellas que se han hecho aplastar en nombre de la unidad a golpe de estrategias intimidatorias de desprecio, de amenazas verbales y agresiones físicas( golpes, heridas, maleteros…). Somos solidarias con todas aquellas que se han ido por esta causa;

Somos solidarias con todas aquellas que luchan contra las normas de vida impuestas por un sistema heteropatriarcal, racista, y capitalista. Como aquellas que luchan contra la policía y el Estado Francés. Y nos permitimos creer que estas también son las razones por las que los mensajes de solidaridad llegan del mundo entero, de Palestina, Chiapas, EEUU,…

Nosotras en todo caso estamos aquí por esto. No para ganar una normalización de nuestras vidas en tierras gratuitas, hemos visto grandes diferencias, estrategias, divisiones políticas en esta asamblea de usos. Y no queremos que algunas sean aplastadas en nombre de la unidad. Las rupturas no son necesariamente definitivas y pueden constituir una fuerza.
La composición no es necesariamente una unidad que desemboque en el reformismo. La “composición” bien puede hacer que la asamblea de usos exija la retirada de las fuerzas del orden y el fin de la ocupación militar, aunque no todas estan de acuerdo y algunas habrían preferido reunirse con la Prefecta. ¿Por qué no asumir una coexistencia conflictual?

Algunas amigas de aquí, algunas amigas de allá.